24.09.2010 – Los Reyes presidieron el Bicentenario de las Cortes Constituyentes de 1810.

Sus Majestades los Reyes presidieron este viernes, día 24 de septiembre, el acto parlamentario celebrado en el Real Teatro de las Cortes de San Fernando para conmemorar el Bicentenario de las Cortes Generales y Extraordinarias de 1810, reunidas en la Isla de León, dando prestancia a una de las fechas que quedará guardada con letras de oro en los libros de historia de la ciudad.

Los actos conmemorativos comenzaron con el solemne izado de bandera en la Plaza del Rey, en la que participaron fuerzas del TEAR, con una sección equipada con vestuario de época, y al que asistieron los presidentes del Congreso de los Diputados, José Bono, y del Senado, Javier Rojo.

Los presidentes de ambas Cámaras, junto a miembros de las Mesas del Congreso y el Senado, portavoces parlamentarios y diputados y senadores de la provincia de Cádiz, asistieron posteriormente a la Misa de Espíritu Santo que se ofició en la Iglesia Mayor.

A las 11.00 horas y con puntualidad británica, Sus Majestades los Reyes fueron recibidos por la Corporación Municipal y los presidentes del Congreso y el Senado en la Iglesia Mayor, donde recorrieron la nave central hasta el presbiterio bajo para firmar en el Libro de Honor del Ayuntamiento.

Antes de salir del templo, los Reyes presenciaron la dramatización del cuadro Juramento de los Diputados, de Casado de Alisal, obra que flanquea la Presidencia del Hemiciclo en el Congreso de los Diputados. Ya en la calle Real tuvo lugar el desfile militar, con la participación de la Armada Española y del Ejército de Tierra.

Al término del desfile, los presidentes del Congreso y el Senado acompañaron a pie a Sus Majestades hasta el Real Teatro de las Cortes de San Fernando, donde se descubrió una placa conmemorativa de la declaración por el Congreso de este teatro como Primer Edificio Constitucional de la Historia de España.

Los Reyes entraron al Real Teatro de las Cortes precedidos por los maceros vestidos de época y acompañados, además de los presidentes de ambas Cámaras, por la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas; el presidente del el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar; el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído; y el alcalde de San Fernando, Manuel María de Bernardo.

El discurso del monarca

El Rey de España fue el último en tomar la palabra tras las alocuciones de Bono y Rojo y, durante su intervención, indicó que “siento una especial alegría y emoción al conmemorar, con la participación de todos los poderes del Estado, un hecho de crucial importancia para la Historia de España. Hoy -por ayer- celebramos con la debida solemnidad en San Fernando -la Real Isla de León-, el Segundo Centenario de las Cortes que aquí se reunieron en representación de una Nación orgullosa de su identidad y decidida a tomar las riendas de su propio destino. El fragmento de Pérez Galdós y el Primer Decreto promulgado por dichas Cortes, que acabamos de escuchar, nos dan cumplido testimonio del fervor, de la ilusión y trascendencia de aquel momento”.

Don Juan Carlos prosiguió con sus palabras y argumentó que “no puede por ello extrañar que Jovellanos se refiriera al mencionado Congreso como el más grande, el más libre que pudo concebirse para fijar el destino de una Nación tan ultrajada en su libertad, como magnánima y constante en el empeño de defenderla”, y dio muestras de su plena implicación con los fastos al dar las “gracias” igualmente “al alcalde de San Fernando, a su Corporación Municipal y a todos los isleños. Gracias por acogernos cálidamente en esta ciudad ligada de forma indeleble a uno de los episodios más gloriosos de la Historia de España”.

El monarca desglosó con sus palabras la trascendencia de los hechos que hace 200 años se produjeron en la Isla de León y que ayer se conmemoraron. “En San Fernando se abrió un capítulo fundamental de la gesta colectiva iniciada en 1808, cuando el pueblo se alzó como titular del ser y del destino de nuestra Nación. Un clima festivo y unidad marcó aquel 24 de septiembre en que comenzó a gestarse la Constitución de Cádiz. Por primera vez las Cortes eran concebidas como representativas de la voluntad general y depositarias de la soberanía nacional. También entonces, por vez primera, unas Cortes adoptaban valores, principios y reglas esenciales para hacer de España una Nación llena de esperanza”.

Bono ensalzó la figura del Rey de España

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, ofreció en el Real Teatro de Las Cortes un discurso lleno de sentimientos y no falto de carga de profundidad, sobre todo al agradecer la presencia en La Isla de la presidenta del Tribunal Constitucional y del presidente del Tribunal Supremo, así como de varios diputados, en un día tan importante para la historia de España, sobre todo tras las voces críticas vertidas días atrás por representantes nacionalistas, quienes dejaban entrever que había cosas “más importantes” que hacer en el país que estar en San Fernando celebrando el 200 aniversario de las Cortes Constituyentes.

Uno de los momentos más emotivos del parlamento de Bono llegó cuando ensalzó la figura del Rey de España, siendo inclusive interrumpido en su alocución por un espectador quien, al grito de ¡Viva el Rey! , hizo que todo el auditorio rompiese en una atronadora ovación destinada a don Juan Carlos.

Concretamente, el presidente de la Cámara Baja dijo que “homenaje también merece hoy -por ayer- nuestro Rey. Desde 1978 España disfruta del período de libertad continuada mas largo de su historia. Vuestra prudencia, vuestra capacidad y vuestra decisión a la hora de cortar con la herencia de la Dictadura y ponerse al lado de su pueblo han sido decisivas. Los resultados de vuestra obra, al margen del trato que la historia os conceda, os debe proporcionar honda y grande satisfacción personales. Por eso, no es exagerado afirmar que habéis hecho por España y por la Monarquía más que todos vuestros antepasados juntos”.

Bono habló del estado de salud que en estos momentos goza la nación española. “Son pocos los paises del planeta que pueden celebrar efemérides como esta porque son pocas las naciones que tienen un origen dos veces centenario, unido el mismo al nacimiento de la libertad. Siempre hemos de mirar al futuro, pero no está mal que cada 200 años podamos decirnos con satisfacción que pertenecemos a una de las naciones más importantes del planeta. Mestiza y rica en identidades, pero que ha sabido conjugar desde 1978 la diversidad y la unión con el único ingrediente que fragua y fortalece: el respeto al diferente y la igualdad de derechos de todos los ciudadanos. Por más que se empeñen los derrotistas, España no es un edifico en ruinas ni un mero conjunto de normas jurídicas. España es más que un Estado. España es madre de muchos pueblos y garantía de libertad y de igualdad para todos los españoles. No es por ello extraño que los enemigos de la igualdad también lo sean de la España que garantiza la igualdad”.

Por el último, el presidente del Congreso de los Diputados alabó la importancia que España ha tenido a nivel mundial en todos los sentidos. “Permítanme terminar manifestando lo que creo que piensa la inmensa mayoría de los españoles aunque sólo lo digamos en pocas ocasiones. Y una buena ocasión para decirlo es esta: Somos muchos los que pensamos que el mundo estaría notablemente incompleto sin la aportación española. ¿Se imaginan un mundo sin Miguel de Cervantes, Velázquez, Miró, 400 millones de seres humanos hablando el castellano?”.

Rojo destacó la importante del Teatro de las Cortes en la historia de España

El primero en abrir el turno de palabra fue el presidente del Senado, Javier Rojo, quien poco a poco fue desgranando la historia que hace 200 años se fue fraguando en La Isla. “Nadie como el gaditano Gabriel de Araceli simboliza el hecho que hoy -por ayer- nos convoca. El personaje, que sirve a Galdós de hilo conductor en nueve de las diez novelas que componen la primera serie de los Episodios Nacionales, encarna la idea de un pueblo que se siente huérfano, que quiere ser protagonista de su historia y que debe, por ello, tomar el futuro en sus manos. Representa, nada más y nada menos, que la soberanía nacional”.

Añadiendo que “eso es lo que hizo el pueblo español el 24 de septiembre de 1810. Un pueblo enfervorizado ante una gran aurora, una luz nueva, una felicidad desconocida. Los diputados elegidos en las elecciones convocadas por la Junta Central Suprema el 22 de mayo de 1809, se declararon constituidos en Cortes Generales y Extraordinarias en las que reside la soberanía nacional. Declararon, asimismo, como único y legítimo Rey a Señor Don Fernando VII de Borbón y, por consiguiente, consideraron nulas las renuncias de Bayona. Procedieron a la separación de los tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial, y proveyeron lo necesario para el buen gobierno de España”.

Enfatizando que “básicamente este es el contenido del Primer Decreto de Las Cortes, adoptado hace justo 200 años en este Corral, o Casa de Comedias, reconvertido en Real Teatro de Las Cortes. Un acto que marca la entrada en la modernidad de la que arranca la España contemporánea”.

Rojo aprovechó la conmemoración del Bicentenario isleño para hacer un símil en el tiempo hasta llegar a lo que hoy día es España con todos sus derechos y todas sus libertades. “Hace ya más de tres décadas desde que los españoles decidimos ser protagonistas de nuestra propia historia, sin imposiciones, por nuestra propia voluntad. Los parlamentarios que salieron elegidos en las primeras elecciones democráticas tenían ante sí un escenario difícil y complejo. Y, sobre todo, sentían pavor a repetir los mismos errores del pasado. Delante tenían toda la simbología de las Cortes de Cádiz: la libertad y el entendimiento de los españoles desde la ruptura de la dictadura como entonces lo fue desde la ruptura con las imposiciones del invasor y con el absolutismo. Acuñamos en la cultura política del país lo que se denominó consenso”.

Para finalizar su discurso, el actual presidente de la Cámara Alta destacó “muchas similitudes pueden observarse en los procesos que siguieron Las Cortes de Cádiz y las Constituyentes de 1977 y, entre ellos, una de gran importancia cual es la de la forma política que posee el Estado español: la Monarquía Parlamentaria. Entonces hubo un rey que vivió de espaldas a su pueblo. Hoy el pueblo español quiere y se siente querido por su Rey”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s