Pactos de familia.

FELIPE V (1700-1746)

Desde el final de la guerra de Sucesión, la política exterior de Felipe V se oriento a la recuperación de las antiguas posesiones españolas en Italia, lo que suponía una revisión del sistema territorial de Utrecht.

A esa política contribuyó (y no poco) la presión de Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, que aspiraba a que sus hijos ocuparan tronos italianos, ya que la herencia de la corona española correspondía a los hijos de la primera esposa.

Pero los intentos de dominar Sicilia y Cerdeña se saldaron con un contundente fracaso.

Sin embargo, lo que no pudo obtener España en solitario, lo conseguiría incorporándose al sistema de alianzas europeo mediante los Pactos de Familia con Francia, así denominados por el parentesco con existente entre los monarcas de ambos países.

Eran tratados de ayuda y defensa mutua, y durante el reinado de Felipe V se concertaron dos:

-El Primer Pacto de Familia (1733) que involucro a España en la guerra de Sucesión de Polonia (1733-1738), del lado de Francia y en lucha contra Austria.

Su escenario de actuación fue Italia, donde por fin se obtuvo el reino de Nápoles y Sicilia para uno de los hijos de Isabel de Farnesio, don Carlos, el futuro Carlos III de España.

-El Segundo Pacto de Familia (1743) que llevo a España en esta ocasión a participar en la guerra de Sucesión de Austria (1741-1748), que proporciono el ducado de Parma a otro de los hijos de Isabel.

FERNANDO VI (1746-1759)

Aunque Fernando VI ascendió al trono en plena guerra de Sucesión de Austria, su reinado represento en lo sucesivo un paréntesis de paz, fruto de su política de neutralidad en los conflictos europeos.

Fueron años de negociaciones con Inglaterra, Portugal y la Santa Sede, con el objeto de resolver viejas contiendas y asuntos pendientes. El resultado más satisfactorio de dichas cuestiones fue la firma del Concordato de 1753.

También se aprovecho la paz para restaurar la potencia naval española, que se convirtió en la tercera más importante de Europa, por detrás solo de Inglaterra y Francia.

CARLOS III (1759-1788)

Carlos III volvió a la política de intervención militar en los conflictos europeos, una vez mas del lado de Francia. Pero el sistema de alianzas europeo se había modificado y Austria, la antigua rival, se convirtió en la nueva alianza de Francia y, por tanto, de España.

Por otra parte, la segunda mitad del siglo XVIII estuvo marcada por las guerras coloniales, en las que el principal enemigo era Inglaterra:

-Por el tercer Pacto de Familia (1761), España se vio envuelta en la guerra de los Siete Años (1765-1763), resuelta en el Tratado de París, por lo que España tuvo que ceder La Florida a Inglaterra, aunque en compensación recibió de Francia La Luisiana.

-En 1779 España renovó el Pacto con Francia y apoyo a los insurrectos en la guerra de Independencia de las colonias inglesas (1776-1783), concluida en la paz de Versalles, que supuso para España la recuperación de Menorca y La Florida.

Sin embargo, esta última guerra, de la que surgieron los Estados Unidos de Norteamérica, creaba una gran incertidumbre para España, pues el ejemplo de los independentistas del norte se podía extender a sus propios territorios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s