Mortero Villantroix.

musee-de-l-armee.jpg
Mortero Villantroix – Museo el Ejército (Palacio de los Inválidos, París).

Con la entrada del ejército francés en Sevilla el día 1 de febrero de 1810, su fábrica de artillería fue tomada y toda su producción incautada.

Dos días después, se hizo cargo de la misma la nueva administración francesa, que retomaría la fundición de nuevas piezas para el ejército invasor bajo la dirección de los artilleros e ingenieros franceses.

Todo ello aportó al ejército francés importantes recursos artilleros, con profusión de cañones, obuses y morteros de diferentes calibres.

El suministro de bocas de fuego que proporcionó la Real Fundición de Sevilla permitió formar el tren de sitio para el asedio de Cádiz a partir del 5 de febrero de 1810, llegando a poner en batería las tropas del duque de Dalmacia 300 piezas de grueso calibre.

Sin embargo, los franceses se encontraron con que la mayor parte de la artillería de que disponían no tenía el alcance necesario para batir la ciudad desde la costa noroeste de la Bahía, donde debieron emplazar las piezas debido a la especial configuración orográfica de la zona y a que la presencia de la flota inglesa impedía cualquier acción por mar.

En la tarea de diseñar las piezas adecuadas para el bombardeo de Cádiz destacó la actividad de importantes artilleros e ingenieros militares franceses.

Ya en julio de 1810, el general François-Louis Dedon-Duclos hizo fundir dos morteros de a 12 pulgadas, pieza de difícil construcción e imprecisa de tiro.

En noviembre se embarcó en Sevilla el primero de ellos para su emplazamiento en la batería de la Cabezuela, junto a Matagorda, pero el corto alcance que mostró motivó que se suspendiera la elaboración de otros ya comenzados.

Entre el 19 de diciembre de 1810 y el 1 de marzo de 1811, la Fábrica de Artillería construyó 19 obuses-cañones ‘a la Villantrois’, de a 8 pulgadas de calibre.

Estas piezas seguían las trazas diseñadas por el coronel De Villantroys, quien había ensayado, por orden de Napoleón, la obtención de piezas de gran alcance, de entre las 8 y 12 pulgadas, necesarias para atacar enclaves como Gibraltar o Cádiz.

Estas piezas comenzaron a ser usadas desde la Cabezuela a partir del 15 de diciembre de 1811, bombardeando Cádiz hasta el mes de agosto de 1812.

También intervino en la producción de la Fábrica el General Conde de Ruty, primero modificando los obuses Villantroys para darles mayor alcance y construyendo después un nuevo obús de calibre ampliado hasta las 10 pulgadas, que se empleó a finales del asedio.

El bombardeo de Cádiz se reveló finalmente incapaz para rendir la plaza tras más de dos años de cerco y haber caído sobre ella un total de 472 granadas disparadas desde la batería de la Cabezuela.

El ejército francés acabó retirándose estratégicamente de Andalucía.

BombardeoCabezuela
Bombardeo de Cádiz desde la Cabezuela (Puerto Real).

 

El mortero Villantroix despedía sus proyectilesa una distancia de 3.000 toesas, o legua y media francesa.

El mortero con su aparato pesaba diez mil kilogramos, y no obstante este enorme peso, se manejaba con la misma facilidad que los morteros comunes, y para esto no exigía un número mayor de hombres.

La carga era de 45 libras de pólvora; el peso de la bomba de 180 libras, y lo que era más raro es que el estruendo de la detonación era menor que el de los morteros ordinarios, lo que nacía de la forma particular de la máquina.

El proyectil empleaba de 35 a 40 segundos en describir su curva. La mayor altura del tiro era de 600 toesas, y en este espacio se pierdía de vista.

Tofino_Balistica_0194_31-B-16_WEB
Plano de la Bahía de Cádiz en su estado en 1812, con indicación de las trayectorias y curvas de tiro de la artillería napoleónica desplegada en la península de Matagorda.

Sin título

Cádiz Memorial.

El Monumento a Cádiz, también conocido como “Bomba del Príncipe Regente”, es un mortero francés de principios del siglo XIX montado en un dragon de bronce, ubicado en Horse Guards Parade en Westminster, Londres (el dragón representa a “Gerión”, asociado a la historia de la isla de Gades y Hércules; en la parte trasera del dragón está también representado “Orthrus”, el perro que guardaba el castillo de Gerión).

Fue primero “expuesto a la vista del público” el 12 de agosto de 1816 y están clasificado como patrimonio protegido en Grado II desde el 1 de diciembre de 1987. 

Horse Guards Parade en Westminster, Londres.

Inscripciones localizadas en el pedestal del mortero:

DEVICTIS A WELLINGTON DUCE PROPE SALAMANCAM GALLIS SOLUTAQUE EXIUDE GAUDIAM OBSIDIONE, HANC QUAM ASPICITUS BASI SUPERIMPOSITAM BOMBARDAM, VI PRAEDITAM ADHUC INAUDITA, AD URBEM PORTUMQUE GADITANUM DESTRUCUDUM CONFLATAM ET A COPIIS TURBATIS RELICTAM, CORTES HISPANICI, PRISTINORUM HAUDQUAQUAM BENEFICIORUM OBLITI, SUMMAE VENERATIONIS TESTIMINIO DONAVERUNT GEORGIO ILLUS. BRIT. PRINC. QUI, IN PERPETUAM REI MEMORIAM, HOC LOCO PONENDAM, ET HIS ORMANENTIS DECORANDAM, JUISSIT.

To commemorate the Raising of the Siege of Cadiz, in consequence of the Glorious Victory obtained by the Duke of Wellington over the French at Salamanca, on the 22d July 1812:  This Mortar, cast for the destruction of that Great Port, with Powers surpassing all others, and abandoned by the Besiegers on their Retreat, was presented as a token of respect and gratitude by the Spanish Nation, To his Royal Highness the Prince Regent.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s