Posiciones de asedio napoleónicas de Puerto Real descritas por Arturo Pérez Reverte en su novela “El Asedio”.

FB_IMG_1500210777209.jpg

Cadiz, desplegada en la distancia tras la Puerta de Tierra, blanca como las velas de un barco sobre los muros de piedra arrancada al mar (pág.13).

Las fortificaciones imperiales, situadas junto al caño del Trocadero son: Fuerte Luís a la derecha, a la izquierda los muros medio arruinados de Matagorda, y algo mas arriba, y atrás, la batería fortificada de la Cabezuela (pág.18).

El asedio a Cádiz es un particular campo de batalla hecho de problemas, ensayos e incertidumbres, donde no se lucha con trincheras, movimientos tácticos o ataques finales a la bayoneta, sino mediante cálculos hechos sobre hojas de papel, parábolas, trayectorias, ángulos y fórmulas matemáticas.

Una de las muchas paradojas de la compleja guerra de España es que tan singular combate, donde cuenta más la composición porcentual de una libra de pólvora o la velocidad de combustión de un estopín  que el coraje de diez regimientos, se encuentra confiado, en la bahía de Cádiz, a un oscuro capitán de artillería (pág.20).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s